Puede que seas un sionista cristiano. Siete Signos.

¿Qué creen los sionistas cristianos? ¿Cómo podríamos resumir las ideas centrales del sionismo cristiano?
Aunque el sionismo cristiano es diverso, millones de cristianos podrían afirmar los siete principios enumerados aquí. Muchos de ellos son evangélicos norteamericanos, pero el movimiento está surgiendo en África, América Latina y partes de Europa, generalmente donde el Evangelicalismo y el Pentecostalismo han echado raíces y florecido recientemente.

Tú puedes ser un sionista cristiano sin afirmar cada punto, pero esta lista funciona para describir la forma más influyente del movimiento durante el último siglo, y podría ayudar a explicar el punto de vista de algunas de las personas más poderosas de la actual administración estadounidense.

Nunca se sabe. Incluso podría describirte a ti.

1. La Iglesia no reemplaza a Israel.

Aunque los primeros seguidores de Jesús eran todos judíos, en una generación más o menos fueron superados en número por los gentiles. La iglesia ha sido abrumadoramente gentil desde entonces. Pero eso no significa que Dios haya terminado con los judíos, ni que las promesas que Dios hizo a los descendientes literales de Abraham (Israel) hayan sido transferidas a Jesús y a sus seguidores espirituales (la iglesia). El sionista cristiano Paul Wilkinson quiere que no haya confusión:

“La Iglesia no es ni el ‘nuevo Israel’, ni el ‘verdadero Israel’, ni el ‘Israel espiritual’.” 1

Igualmente, el pastor John Hagee:

“Las Escrituras indican claramente que la iglesia y la nación de Israel existen lado a lado, y ninguna de las dos reemplaze a la otra, jamás!”2

Por lo tanto, si Dios prometió hace mucho tiempo que los hijos de Israel vivirían seguros y perpetuamente en la tierra prometida, seguramente sucederá. Literalmente.

2. Toda la tierra pertenece a Israel.

Es difícil exagerar la dimensión territorial del sionismo cristiano. La promesa de Dios de que Israel heredaría la tierra era incondicional. La desobediencia de Israel puede incurrir en el exilio de
la tierra pero nunca en la desposesión final.

Los sionistas cristianos ven la fidelidad de Dios a su antigua Promesa de Tierra en la migración de los judíos a la Tierra en el siglo XX, en el establecimiento en 1948 del estado de Israel, y en la toma en 1967 de la Ribera Occidental (conocida por los sionistas por su nombre bíblico: Judea y Samaria) y del Este de Jerusalén.

Nunca dado a sutilezas, declara el pastor John Hagee:

El 15 de mayo de 1948, un terremoto teológico arrasó con la teología del reemplazo cuando la nación de Israel renació después de casi dos milenios de vagabundeo. . . . Su renacimiento fue una prueba viviente y profética de que Israel no ha sido reemplazado.3

Por lo tanto, cuando los judíos se establecen hoy en día en los Territorios Ocupados, están simplemente reclamando tierra que ya es suya por derecho divino.4

El corolario de los derechos de los judíos es el no derecho de los palestinos.

Muchos son los oponentes de un estado nacional de Palestina. Algunos descartan rotundamente la propia categoría de “palestino”;5 algunos sostienen que los primeros sionistas encontraron la tierra virtualmente vacía; 6 algunos sostienen que un estado árabe al lado de Israel sería inestable y expansionista.7 Una sionista cristiana puede estar de acuerdo con estos argumentos, pero su principal oposición a un Estado “palestino” sigue siendo que significaría asignar a los árabes la tierra que Dios prometió a los judíos.8

Si se sugiriera que la promesa de Israel de una Tierra Santa en el Antiguo Testamento puede haberse cumplido en Jesús y su Santa Comunidad en el Nuevo Testamento, los sionistas cristianos se opondrían. Eso es espiritualizar lo que Dios quiso para el linaje literal de Jacob.  Además, dirían que se acerca el día en que el pequeño Israel (ver comparación abajo) no sólo estará seguro dentro de sus fronteras actuales, sino que se expandirá mucho más allá de ellas para incluir todas las tierras que Dios le prometió a Abraham.

Comparación de tamaños

3. Israel construirá un Tercer Templo.

En el centro de cada forma de sionismo está la Tierra Prometida. En el centro de la tierra está Sión, la ciudad santa de Jerusalén. En el centro de Jerusalén había un Templo con sus círculos concéntricos de santidad: los atrios exteriores, el lugar santo, el Santo de los Santos.

He aquí un breve resumen histórico: los babilonios destruyeron el Templo de Salomón en el 586 a.C. El 2º Templo fue reconstruido bajo Esdras y Zorobabel con la bendición de Darío, y fue dedicado en el año 516 a.c. Fue profanado por Antíoco IV Epífanes en 167 a.C., rededicado en 164 a.C., ampliado y adornado bajo el mandato de Herodes el Grande y sus sucesores a partir del 19 a.C. Las restauraciones del segundo templo se completaron en el año 64 d.C., apenas media docena de años antes de que los romanos lo destruyeran en el año 70 d.C.!9

Encontramos la esperanza de la construcción para un tercer Templo en las tradiciones judías en la Mishná (200 CE) y el Talmud (c. 600 CE) — un Templo a ser construido en conjunto con la venida del Mesías. Generaciones de judíos religiosos han orado:

Que sea Tu voluntad que el Templo sea rápidamente reconstruido en nuestros días.

Los sionistas cristianos están felizmente de acuerdo: un 3er Templo se levantará donde el 1er y 2do Templo estuvieron una vez.10

4. Vivimos en los últimos días

Como se ha señalado, los sionistas cristianos atribuyen un significado apocalíptico al retorno de los judíos a Tierra Santa, al nacimiento y al impresionante crecimiento del estado de Israel, y a la captura (“liberación”) del Monte del Templo. Hablando en nombre de muchos sionistas cristianos, John Walvoord dice:

Pocos eventos pueden reclamar igual significado en lo que respecta a la profecía bíblica que el retorno de Israel a su tierra. Constituye la preparación para el fin de la era, el escenario para la venida del Señor para su iglesia, y el cumplimiento del destino profético de Israel 11

Algunos sionistas cristianos han nombrado valientemente a nuestra generación como la última antes del regreso de Cristo; otros, más modestamente, sostienen que el fin está cerca, que no quedan profecías por cumplir antes del Arrebatamiento,12 y que el creciente número de judíos deseosos de reconstruir el Templo es una señal profética. Se avecina una batalla global con Israel enfrentado a las naciones. Las cosas empeorarán mucho antes de mejorar.

5. El conflicto entre árabes y judíos es espiritual, no político.

Ninguna presión política, ninguna diplomacia internacional, ningún incentivo económico, ningún tratado, ninguna “solución de dos estados”, ningún esfuerzo humano resolverá el conflicto entre Israel y Palestina ni creará una sociedad justa y libre para todos. Por lo tanto, no deberíamos pedir a Israel que cambie “tierra por paz” (la formulación de la ONU). De hecho, que los estadounidenses presionen al Congreso, o que los Estados Unidos presionen a Israel, para una solución política sólo allana el camino para las mentiras, el engaño y la falsa paz de un Anticristo que se avecina.

El pesimismo de Hal Lindsey es compartido por muchos:

Cuando los judíos reestablecieron su nación en Palestina, crearon un problema irresoluble: desplazaron a los árabes que habían vivido en Palestina durante varios siglos. Todos los debates legales y las disertaciones lógicas que se puedan adelantar nunca cambiarán el estado básico de hostilidad que existe entre los israelíes y los árabes13

6. Dios nos llama a bendecir y apoyar a Israel.

Si buscas “el sionismo cristiano en pocas palabras,” 14 no busques más allá de Génesis 12:3:

Bendeciré a los que te bendigan, y al que te maldiga, maldeciré.
Y en ti serán benditas todas las familias de la tierra. (BLA)

En Génesis, Dios hace esta promesa a Abraham, pero se aplica a los descendientes de Abraham. Como Scofield explica en su Biblia de referencia:

Invariablemente le ha ido mal a la gente que ha perseguido al judío, y bien a los que lo han protegido. El futuro probará aún más notablemente este principio15

El corolario es que Dios bendice a América cuando América apoya a Israel. Si alguna vez retira ese apoyo se enfrentará a la censura divina (Isa 60:12).16 En los albores de la era de Ronald Reagan, Jerry Falwell explicó esto:

Dios ha bendecido a América porque América ha bendecido a los judíos. Si esta nación quiere que sus campos permanezcan blancos de grano, que sus logros científicos sigan siendo notables, y que su libertad permanezca intacta, Estados Unidos debe seguir apoyando a Israel.17

7. La interpretación cuidadosa requiere una lectura literal de la Escritura.

Cuando los profetas de Israel predijeron el fin del exilio, la restauración de la monarquía, el regreso de la prosperidad y la reanudación del sacrificio (por ejemplo, Isaías 66:20; Ezequiel 37:21-22; 43:18-27; Amós 9:11-14; Mal 3:4), esto es exactamente lo que los lectores deben esperar: La restauración de Israel será étnica y territorial y religiosa y política (así como espiritual).18

Literalismo

“Si el sentido común tiene sentido, no busques otro sentido, o aprenderás tonterías. Debemos aplicar de manera consistente la interpretación simple, normal y literal.”

C.C. Ryrie

¿No están los judíos literales ahora literalmente de vuelta en la Tierra literal? El renacimiento nacional de Israel no es sólo una razón para confiar en las Escrituras; también es una reivindicación de una hermenéutica literal, como explicó L. Nelson Bell, editor de Christianity Today en 1967:

El hecho de que por primera vez en más de 2.000 años Jerusalén esté ahora en manos de los judíos da a los estudiantes de la Biblia una emoción y una fe renovada en la exactitud y validez de la Biblia”. 19

Para John Hagee, las apuestas son aún más altas:

Si Israel como nación no hubiera renacido, si los judíos no hubieran regresado a la tierra, … si Judea y Samaria (la Ribera Occidental) no se hubieran establecido, … habría una razón válida para que cada persona dudara de que la Palabra de Dios es verdadera.20

Estas siete afirmaciones describen (espero bastante bien) el sionismo cristiano clásico al estilo americano.

¿Afirmarías algunas de ellas? ¿Todas ellas? ¿Eres un sionista cristiano?

Tus comentarios son siempre bienvenidos!

  1. For Zion's Sake: Christian Zionism and the Role of John Nelson Darby (Paternoster, 2015), 17.
  2. In Defense of Israel (Frontline, 2007), 179.
  3. In Defense of Israel, 181-182.
  4. Horner, Futuro Israel, 143; Pawson, Defendiendo el sionismo cristiano, 120-125. Sobre la relación entre los dispensacionalistas y los sionistas cristianos sobre el futuro nacional de Israel, véase Darrell L. Bock y Craig A. Blaising, ambos dispensacionalistas: "Uno de los rasgos más conocidos de la tradición dispensacional es la creencia en un futuro para el Israel nacional. Ese futuro incluye por lo menos el reino milenario de Cristo y, para algunos dispensacionalistas, se extiende también al estado eterno. Debido a esta fuerte creencia, algunos de los primeros dispensacionalistas, como W. E. Blackstone, desempeñaron un papel clave en la obtención de apoyo para el movimiento sionista. Esto ha continuado hasta hoy en las actividades políticas pro-israelíes de Jerry Falwell y Pat Robertson. Aunque no todos los dispensacionalistas han apoyado fuertemente el movimiento sionista moderno, aún así, tradicionalmente han creído que las profecías relativas a la restauración política y nacional y a la bendición de Israel se cumplirán en la próxima dispensación. Y mientras que otras teologías también han llegado al punto de dar una seria consideración al futuro de Israel, a menudo se ha debido a la insistencia de los dispensacionalistas que siempre han hecho del Israel nacional un rasgo prominente de su interpretación bíblica". Dispensacionalismo progresivo (Baker, 2000), 21.
  5. Véase Wilkinson, For Zion's Sake, 41-42.
  6. Frases como "una tierra sin pueblo para un pueblo sin tierra" se remontan por lo menos a un diario de 1854 escrito por el ardiente restaurador Lord Ashley, el séptimo conde de Shaftsbury, sobre el cual véase D. Lewis, Origins of Christian Zionism (Orígenes del sionismo cristiano), 151-52 y V. Clark, Allies for Armageddon (Aliados para el Armagedón), 71-72. Para 1891, el erudito del Antiguo Testamento George Smith estaba enfatizando el "vacío" de la tierra en The Historical Geography of the Holy Land (Armstrong & Son, 1902). Repitiendo la afirmación de que los sionistas encontraron la tierra virtualmente "vacía" estaba Joan Peters, From Time Immemorial (1984; JKAP, 2001) y Alan Dershowitz, The Case for Israel (Wiley, 2003), 22-28. (Contra Peters, véase Norman G. Finkelstein, Beyond Chutzpah: On the Misuse of Anti-Semitism and the Abuse of History [2005; actualizado, UC Press, 2008], 273-298.) Sobre la vitalidad de la sociedad árabe antes y durante el mandato británico en Palestina, véase Rashid Khalidi, The Iron Cage: The Story of the Palestinian Struggle for Statehood (Beacon, 2006), 1-104; y Sandy Tolan, The Lemon Tree: An Arab, a Jew, and the Heart of the Middle East (Bloomsbury, 2007).
  7. Benny Morris, One State, Two States (Yale, 2009), 193-96.
  8. Teplinsky, Why Care? 223-224.
  9. Para una historia sionista cristiana del primer y segundo templo y la esperanza judía de un tercero, véase Price, The Coming Last Days Temple, 59-135; Ice and Price, Ready to Rebuild, 39-99.
  10. Lindsey, Late Great Planet Earth, 51, 55-58, 152; Ice and Price, Ready to Rebuild; Price, Coming Last Days Temple. Véase Clark, Alies for Armageddon, 276-77.
  11. Israel in Prophecy, 26 (ver pp. 15-26, 115). Véase Lindsey, Late Great Planet Earth, 50-55.
  12. No todos los grupos sionistas cristianos abogan por un Arrebatamiento, aunque generalmente anticipan un Templo restaurado. Véase Merkley, Christian Attitudes, 177.
  13. Late Great Planet Earth, 151-152, énfasis añadido. S. Teplinsky, Why Care? 221-24, advierte de la ira divina contra aquellos que se esfuerzan por "dividir la tierra" ayudando a establecer un estado palestino. De manera similar, Price, The Coming Last Days Temple, 448-49. El no sionista cristiano Stephen Sizer (Sionismo Cristiano, 252), resume a sus oponentes: "Abogar por que Israel se comprometa con el Islam o coexista con los palestinos es identificarse con aquellos destinados a oponerse a Dios e Israel en la inminente batalla del Armagedón". Véase también S. Spector, Evangelicals and Israel, 50-52, 76, 88-95, 109.
  14. David Brog, Standing with Israel (Frontline, 2006), 69, citado por Wilkinson, For Zion's Sake, 69. Otro versículo sionista cristiano favorito es el Salmo 122:6-7.
  15. 1909. De la nota 3 en Génesis 15:18, pero refiriéndose explícitamente a Génesis 12:3. La New Scofield Study Bible (1967) traslada la nota al pie de página a Génesis 12:2, actualiza la redacción y añade una advertencia: "El que una nación cometa el pecado del antisemitismo trae consigo un juicio inevitable."
  16. Spector, Evangelicals and Israel, 23, cita Génesis 12:3 como "con mucho la razón más prominente que los evangélicos citan para su respaldo al estado de Israel". Cf. Pawson, Defending Christian Zionism, 150-155; Hagee, In Defense, 95-123.
  17. Jerry Falwell, Listen! America! (Bantam, 1980), 98, citado en Spector, Evangelicals and Israel, 24. Véase Wilkinson, For Zion's Sake (Por el bien de Sión), 37-38, para un inventario de los comentarios de los sionistas cristianos. También, Clark, Aliados para el Armagedón, 159-60; Spector, Evangelicals and Israel, 107-109. Para un relato sionista cristiano del cuidado de Dios por Israel a través de la historia, véase "The Preservation of the Jewish People" (La preservación del pueblo judío) de Will Varner en Israel My Glory 60 (3), disponible en línea en dos partes:
    www.foi.org/thepreservationofthejewishpeoplepart1.
  18. Walvoord, Israel in Prophecy, 30. Hal Lindsey: "Si uno toma la Biblia al pie de la letra, entonces se llega al punto de vista premilenario. Odio a los que leen sus ideas en las escrituras usando la alegoría" (citado por Gorenberg, The End of Days, 121).
  19. Citado en Donald Wagner, "Bible and Sword: US Christian Zionists discover Israel" (www.informationclearinghouse.info/article4950.htm).
  20. In Defense, 182. De manera similar, Dave Hunt, "¡O Jerusalem, Jerusalem!" The Berean Call (Sept. 2000), 1, citado por Wilkinson, For Zion's Sake, 37.