Made in USA

Sionismo cristiano: ¿hecho en E.E.U.U.?

Recientemente llamamos la atención sobre una versión del sionismo cristiano que se llama a sí misma “nueva”. Menos apocalíptico y más académico que su primo mayor. Menos preocupado por el Anticristo y más preocupado por el antisemitismo. Menos una reciente innovación americana y más, al parecer, un retorno a la antigua tradición.

Es demasiado pronto para decir si el nuevo sionismo cristiano ganará fuerza fuera de la academia, y si puede convertirse en una fuerza de paz y justicia en Tierra Santa.

Mientras tanto, el “viejo” sionismo cristiano hecho en Estados Unidos sigue dominando en los púlpitos de “la tierra de la libertad,” e incluso está disfrutando de un encuentro cara a cara con el actual presidente de Estados Unidos. Dada su prominencia y aparente influencia en Washington, D.C. en estos días, podría ser oportuno revisar algo de la historia.

Volver al Jardín: la esperanza del restauracionismo cristiano

Los cristianos han sido por mucho tiempo fervientes por ver a los judíos regresar, o ser restaurados, a Sión. El cantante de himnos Charles Wesley, inspirado por Isaías 66, escribió estas palabras en 1762:

We know it must be done, for God hath spoke the word
All Israel shall the Saviour own, to their first state restor’d
Re-built by his command, Jerusalem shall rise
Her temple on Moriah stand again, and touch the skies.

Sabemos que debe hacerse, porque Dios ha hablado la palabra
Todo Israel abrazará al Salvador, y será restaurado a su primer estado.
Todo Israel será reconstruido por orden suya. Jerusalén se levantará.
Su templo se erigirá de nuevo en Moriah, y tocará los cielos.

Almighty God of Love

Wesley no fue el primero en creer en el restauracionismo, la idea cristiana de que los judíos volverían un día a su tierra. Los primeros puritanos, apasionados por las Escrituras, también creían que el pueblo judío sería restaurado a su antigua gloria (y que vendría a nombrar a Jesús como Mesías).1.

A finales del siglo XIX y principios del XX, el restauracionismo cristiano estaba vivo y bien en los niveles más altos de la sociedad británica. Tres ejemplos:

  1. Lord (Anthony) Ashley (Cooper), el séptimo conde de Shaftsbury (1801-1885): un filántropo que instó a los judíos a mudarse a Palestina. Escribió al Primer Ministro Aberdeen, publicó El Estado y el Renacimiento de los Judíos en 1839, y puede ser el que haya acuñado la frase “una tierra sin pueblo para un pueblo sin tierra” en 1854 (en su diario).
  2. Reverendo William Hechler: el capellán de la Embajada Británica en Viena (1845-1931) que prestó apoyo cristiano a la restauración judía, y presentó a Theodor Herzl, el fundador del sionismo, al Gran Duque de Baden en 1896, y a su sobrino, el Káiser Guillermo de Alemania, en 1898, buscando su ayuda en la causa sionista. Creía que los judíos de su época estaban cumpliendo la profecía bíblica y consideraba la publicación de Herzl de El Estado Judío como “un acontecimiento profético”2 Hechler asistió al primer congreso de la Organización Sionista en 1897 en Basilea (29 de agosto de 1897).
  3. Arthur James Balfour, el primer conde de Balfour (1848-1930): el secretario de asuntos exteriores británico que creía que el regreso de los judíos a la tierra cumpliría la profecía. Influenciado por el sionista Chaim Weitzman y comisionado por el primer ministro Lloyd George, escribió lo que se conoció como la Declaración de Balfour de 1917, que comienza así:

“El gobierno de Su Majestad ve con agrado el establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío y hará todo lo posible para facilitar el logro de este objetivo. . .”

Portrait of Lord Arthur Balfour and text of the Balfour Declaration of 1917

La Biblia de Scofield en una mano, el periódico en la otra

Cover page of a published Old Scofield Study Bible

Sin embargo, fue al otro lado del océano donde, en 1909, el abogado convertido en pastor Cyrus Ingerson Scofield (1843-1921) transcribió la hermenéutica de John Nelson Darby (1800-1882) en las notas a pie de página de la Biblia King James,3 allanando así el camino para el sionismo cristiano al estilo americano.

El dispensacionalismo de Darby se popularizó aún más en las conferencias de profecía,4 enseñado en Moody Bible Institute, desarrollado en Dallas Theological Seminary, comercializado por Hal Lindsey, rayado en vinilo por Larry Norman, franquiciado por Tim LaHaye, proyectado en la pantalla grande por Billy Graham, y predicado desde púlpitos a través de la tierra.

Así, millones de cristianos americanos aprendieron que los hijos de Israel, que habían permanecido mucho tiempo en las sombras, podían esperar la restauración de su monarquía e incluso la reanudación de los sacrificios en un Templo restaurado. Para estos cristianos, el nacimiento de Israel en 1948 no fue simplemente un resultado predecible del colapso del Imperio Otomano. Tampoco veían el establecimiento de Israel como una mera solución conveniente al antisemitismo europeo, y mucho menos como una compensación por el Holocausto5

Al contrario, lo que vieron fue a los elegidos de Dios reclamando la centralidad en el plan divino, el cual reclamación que Darby y Scofield habían visto venir porque, bueno, habían leído sus Biblias.

El pastor de la megaiglesia de San Antonio, John Hagee, lo resume muy bien:

The rebirth of Israel as a nation was an unmistakable milestone on the prophetic timetable leading to the return of Christ.
(El renacimiento de Israel como nación fue un hito inconfundible en el calendario profético que llevó al retorno de Cristo.)

In Defense of Israel (Frontline, 2007), 11.
IDF soldiers and chaplain rabbi celebrate at the Western Wall in June, 1967.
Rabbi Shlomo Goren at the Western Wall, 1967

Igualmente reveladores fueron los eventos de 1967 cuando Israel, ahora un adolescente, pasó por un notable crecimiento. La rápida victoria en junio de ese año dejó a Israel con el control de Gaza, el Golán, el Sinaí, la Ribera Occidental y, lo que es más importante, Jerusalén Oriental, incluyendo la Ciudad Vieja y el Monte del Templo. Para los dispensacionalistas, esto fue una poderosa reivindicación de su hermenéutica y su poder de predicción, como John F. Walvoord profesó modestamente en 1968:

El hecho de que Israel se encuentre ahora en su antigua tierra organizada como nación, y los impresionantes acontecimientos recientes que han puesto a la ciudad de Jerusalén misma en manos de Israel, han revelado en gran medida… tanto a los amilenares como a los postmilenares que están en un error. Afirmar que esto apoya toda la interpretación premilenaria puede ser presuntivo, pero ciertamente da una fuerza adicional a la interpretación normal de la Escritura al predecir tal situación.

“Will Israel Build a Temple in Jerusalem?” BibSac 125 (498, 1968) 99-106 (citation pp.102-03).

La Biblia no sólo nos ayuda a interpretar el periódico de la mañana. Resulta que el periódico de la mañana ha devuelto el favor.

De las gradas al campo

Durante las últimas décadas del siglo XX — desde Vietnam y la Guerra de los Seis Días (1967) hasta las Guerras del Golfo (1991 y 2003) y el 9-11 (2001) — o, en términos de libros, desde finales del Gran Planeta Tierra (1970) hasta Left Behind (1996-2007), una serie de predicadores dispensacionalistas descendieron de las gradas hermenéuticas al campo de juego político donde se hicieron cada vez más comprometidos, conocedores de los medios de comunicación e influyentes.6

Algunos ven este giro político como el verdadero comienzo del sionismo cristiano americano, en el que los cristianos americanos conservadores, impulsados por una convicción teológica, se estaban volviendo cada vez más activos en la arena política y cada vez más vocales en apoyo del estado de Israel. De hecho, el movimiento en América hoy está marcado no sólo por su confianza hermenéutica sino también por su celo por el estado-nación de Israel y por la presión política para defender a Israel contra sus críticos.

La influencia en el discurso público de los que dicen hablar en nombre de Dios debería interesarnos a todos. Más aún cuando influyen en la política exterior de Estados Unidos. 7

¿Qué creen los sionistas cristianos de esta popular variedad americana sobre la Biblia, sobre Israel y sobre los acontecimientos actuales en el Medio Oriente? En mi próximo post, intentaré resumir el sionismo cristiano en términos de siete afirmaciones básicas.

Nunca se sabe. Podría estar describiéndote.


  1. Paul R. Wilkinson, For Zion’s Sake: Christian Zionism and the Role of John Nelson Darby (Paternoster, 2007), 135-161; Victoria Clark, Allies for Armageddon: The Rise of Christian Zionism (Yale, 2007), 27-50. El término sionismo cristiano parece ser de invención judía del siglo XIX. En 1896-97 Theodor Herzl lo usó para refirirse a varios partidarios cristianos de su naciente (judío-pero en gran parte-laico) movimiento sionista (Wilkinson, For Zion’s Sake, 16).
  2. Shalom Goldman, Zeal for Zion: Christians, Jews, and the Idea of the Promised Land (UNC, 2009), 88-136 (cita de p.105; ver 93, 102-109)
  3. Oxford, 1909; rev. 1917 y 1967.
  4. Promoviendo las ideas de Darby estuvieron James H. Brookes (1830-1897) de St. Louis, Dwight L Moody de Chicago (1837-1899), William E. Blackstone (1841-1935) también de Chicago, y Arno C. Gaebelein (1861-1945) de Nueva York. Sobre sus contribuciones ver Clark, Allies for Armageddon, 85-92, y Wilkinson, For Zion’s Sake, 251-257.
  5. Gary Burge, Whose Land? Whose Promise? (Pilgrim, 2003), 8 y sig.; Paul C. Merkley, Christian Attitudes towards the State of Israel (McGill-Queens, 2001), 161-162.
  6. El seguimiento de este cambio de observador a participante lo realiza Timothy P. Weber, On the Road to Armageddon: How evangelicals became Israel’s best friend (Baker, 2004), capítulo 7, especialmente pp. 187, 196, 212. Merkley, Christian Attitudes, 163-183, proporciona un útil inventario de las organizaciones del Sionismo cristiano que surgieron durante este período. Cf. John Mearsheimer & Stephen Walt, The Israel Lobby and U.S. Foreign Policy (Farrar, Straus & Giroux, 2007), 133-34.
  7. Clifford A. Kiracofe, Jr., Dark Crusade: Christian Zionism and US Foreign Policy (Tauris, 2009). Kiracofe (pp.155-181); Clark, Allies for Armageddon (Aliados para el Armagedón), 176-283; Steven Zunes, “The Influence of the Christian Right in U.S. Middle East Policy” (La influencia de la derecha cristiana en la política de Estados Unidos en Oriente Medio), en Naim Ateek y otros, Challenging Christian Zionism (Melisende, 2005),108-114. Más cauteloso es Robert O. Smith, “Toward a Lutheran Response to Christian Zionism” (ELCA Conference of Bishops, San Mateo, CA, March, 2008), quien advierte contra la exageración del impacto de los sionistas cristianos en la política estadounidense. Cf. Mearsheimer y Walt, Israel Lobby, 139.