¿Jesús judío? Sí. ¿Pero cuál?

El monte Sión es un espolón al sur de la Ciudad Vieja de Jerusalén que separa varios valles y domina el estanque de Siloé donde un ciego, a instancias de Jesús, se quitó el barro de los ojos y vio por primera vez (Juan 9:1-7). En el Monte de Sión hay hoy una iglesia ligada (aunque tenuemente) a la audiencia de Jesús ante Caifás y a las tres negaciones de Pedro. Cerca se encuentra la tumba tradicional de David, un lugar vinculado (tal vez desde el siglo V) a la llegada del Espíritu en Pentecostés y a la Última Cena de Jesús con sus discípulos.

Tan interesante para mí como estos sitios fue un par de encuentros, separados por minutos, en mi ascenso del Monte Sión a la Ciudad Vieja.

Jesús Equivocado
Estaba pasando por una calle estrecha y empedrada que conducía a la tumba de David cuando una voz inglesa tranquilizadora me llamó la atención. El orador, al final del callejón, era un señor mayor y ágil que se dirigía a una docena de jóvenes sentados en el camino, aparentemente judíos estadounidenses en una gira.

¿Su tema? Por qué los cristianos están equivocados. Durante los siguientes 15 minutos presentó una serie de objeciones al cristianismo. Encontré un lugar sombreado a unos metros, saqué un cuaderno y escuché.

La mayor parte de la charla se centró en cuánto difería el Jesús real (o “histórico”) de los retratos de los Evangelios y de la teología cristiana. Así que el verdadero Jesús no era ni un profeta ni un hombre perfecto ni un Mesías y ciertamente no era Dios. Para cada afirmación cristiana, el maestro puso objeciones, algunas de las cuales parecían justas pero otras forzadas. Justo: El monoteísmo cristiano no es “puro.” Forzado: La ira de Jesús en el Templo (“por una buena causa”) muestra que no era perfecto.

Más positivamente, Jesús fue un buen rabino, un gran narrador de historias y un curandero de fe genuino que sinceramente pensó que él era el Mesías. Sabemos que él no era el Mesías, sin embargo, ya que cosas horribles continúan sucediendo en el mundo. Para confirmar que la era mesiánica no ha amanecido, sólo hay que mirar el mortífero conflicto entre judíos y árabes, dijo.

Jesus y Nicodemus por Crijn_Hendricksz

El apologista judío tenía razón. Los profetas de Israel (por ejemplo, Isaías 11, 52; Amós 9) previeron una época gloriosa de restauración, seguridad y abundancia en la tierra, algo que Israel hoy apenas puede imaginar. El mundo sabe del conflicto entre Israel y los palestinos; lo que no aparece en los titulares es la pobreza en la comunidad de judíos ortodoxos. Menos omnipresente que entre los palestinos, sí, pero generalizado y profundo sin embargo.

La teología cristiana, por supuesto, dice que el Mesías vino, pero que debe venir de nuevo para consumar plenamente la Era Mesiánica. En ese momento, sentado en los adoquines, pude ver por qué algunas personas, especialmente los judíos que leen la Torá, encontraban un mesianismo de dos etapas improbable.

A menos que nosotros, los seguidores de Jesús que vivimos entre esas dos venidas, estuviéramos marcados por una armonía tan asombrosa que nuestra mera presencia fuera un anticipo inexplicable e innegable de la Era Venidera.

Antiguas cruces grabadas en las paredes de la Capilla de Santa Elena

A juzgar por las guerras de territorio cristianas y la desarmonía eclesiástica, en plena exhibición en la Iglesia del Santo Sepulcro, nuestro caso de que Jesús es el que restaurará todas las cosas puede no parecer particularmente persuasivo. En lugar de abrir los ojos ciegos, parece que estamos manchando más barro.

Jesús Mesías
A los pocos minutos de este encuentro con el apologista judío, me encontré enfrente de la Puerta de Sión, conversando con otro judío. Un hombre mayor, con la esperanza de servirme de guía, me preguntó si era judío o cristiano. Escuchando mi respuesta reveló su propia identidad: un judío mesiánico, un seguidor judío de Jesús. Llevaba un kipá y me aseguró que iba regularmente a la sinagoga. Pero también asistió a una congregación judía mesiánica.

Como el apóstol Pablo, él era judío practicante y seguidor de Jesús. A diferencia de Pablo, sin embargo, guardó la parte de Jesús para sí mismo por temor a reacciones hostiles entre sus compatriotas (aunque eso no le impidió ofrecer su tarjeta de visita).

A metros y minutos de distancia entre sí, dos puntos de vista opuestos de los judíos sobre Jesús. ¿Imitador mesiánico o Mesías? ¿Un maestro carismático o el Hijo de Dios? ¿Curandero de fe o cumplidor de profecías?

A pesar de su agudo desacuerdo, a ninguno de los dos le desagradaba Jesús. De hecho, ambos lo amaban. (El apologista lo dijo explícitamente.) Para ambos hombres Jesús era profunda, irreductible y enfáticamente judío. En la medida en que los cristianos de hoy lo olvidan, son culpables de distorsión.

Los estudios bíblicos desde la Segunda Guerra Mundial han sido muy claros sobre la identidad judía de Jesús, al igual que los propios evangelios, en los que Jesús aparece entre su pueblo como rabino y hombre santo judío, participando en prácticas judías, debatiendo asuntos judíos con interlocutores judíos y reclutando seguidores judíos. Tal vez la pregunta no es si Jesús era auténticamente judío, sino por qué su visión de la restauración judía tuvo una recepción tan modesta (entonces como ahora) y una resistencia tan fuerte (entonces como ahora) entre el pueblo judío.


ES TU VUELTA

  1. ¿Qué tipo de judío era Jesús? ¿Qué podemos decir con confianza sobre las variedades del judaísmo en su época?
  2. ¿Qué diferencia podría hacer el judaísmo de Jesús para los cristianos gentiles hoy en día en Occidente? ¿En el Sur global?