¿Fue el nacimiento de Israel un milagro?

No es raro oír que la victoria militar de Israel en 1948 fue un milagro. ¿De qué otra manera podría un puñado de sobrevivientes del Holocausto, bloqueados por los británicos, derrotar a una fuerza tan vasta de árabes hostiles de Palestina y del cercano Egipto, Transjordania, Irak y Siria? Seguramente Dios, que hace mucho tiempo entregó a Goliat y a los filisteos en manos de David Ben-Jesse, ahora ha entregado a los palestinos en manos de David Ben-Gurion.

Las fuerzas de la Brigada Givati toman el control de Sarafand, una antigua base militar británica, mayo de 1948.

De hecho, para algunos cristianos y judíos, afirmar que la victoria militar de Israel en 1948 fue un acto de Dios es afirmar lo obvio. Considere estas observaciones, de ninguna manera aisladas, del grupo cristiano Esperanza para Israel:

Cuando Israel se declaró estado independiente el 14 de mayo de 1948, se produjo otro milagro. Los ejércitos de siete naciones árabes marcharon sobre el recién nacido Estado, jactándose de “empujar a los judíos al mar.” Superados en número 100 a 1, Israel no sólo se defendió, sino que también ganó la victoria sobre territorio adicional. Yigael Yadin, el comandante de operaciones de Israel en la Guerra de la Independencia, sólo podía dar una explicación de la victoria de Israel diciendo: “Fue un milagro!”1

Si los combatientes judíos fueran superados en número 100 a 1, su victoria ciertamente calificaría como notable.

Pero, ¿estas cifras resisten el escrutinio? ¿Cuán históricamente improbable fue la victoria de Israel?

La población palestina superaba en número a los judíos en 1,3 millones a 630.000, o sea, aproximadamente 2:1,2 y se mantuvo en lo más alto al principio, pero en casi todos los demás parámetros los judíos salen adelante: organización, motivación, infraestructura, preparación para la guerra, producción de armas, armas, combatientes entrenados, mando y control, y recaudación de fondos internacionales.

Abd al-Qadir al-Husseini con ayudantes e irregulares palestinos, febrero de 1948.

En términos de fuerza de combate: en los meses anteriores a la declaración de independencia de Israel en mayo de 1948, los combatientes judíos eran aproximadamente 35.000.3 En contraste, las fuerzas árabes incluían bandas pequeñas, locales, no organizadas, sin entrenamiento y mal abastecidas, así como reclutas árabes de países vecinos que ascendían a entre 6.000 y 8.000.4

En otras palabras, antes de mayo de 1948, los judíos entrenados para el combate superaban en número a los árabes mal equipados en aproximadamente 5:1.

Una vez que Israel se constituyó como Estado y se inició la guerra árabe-israelí, los Estados circundantes enviaron tropas entrenadas para que en la primavera de 1949 las fuerzas árabes superaran los 55.000 efectivos. Sin embargo, para entonces, las fuerzas judías habían aumentado a 115.000.

Cuando las armas finalmente se silenciaron, la ventaja numérica fue de 2:1 a favor de Israel.

Los números nunca cuentan toda la historia; otros factores dieron forma al resultado de la guerra, incluyendo siglos de dominio otomano y británico, lealtades tribales y de clanes, faccionalismo, acuerdos secretos, corrupción, desinformación, terrorismo (en ambos lados), colaboradores,5 retiradas de tropas británicas, las aspiraciones del rey Abdullah de Transjordania, políticas americanas cambiantes y otras fuerzas internacionales (organizaciones, presión gubernamental extranjera, cabildeo y diplomacia). Pero una vez más, la mayoría de estos factores favorecieron a Israel. Por ejemplo, mediante un acuerdo previo, las fuerzas iraquíes y transjordanas nunca cruzaron los límites propuestos por el plan de partición de la ONU en Israel propiamente dicho.

Todo esto proporciona una amplia razón para cuestionar la afirmación de que los sionistas eran los desvalidos en la lucha. Si, “en cada etapa de la guerra, las FDI superaban en número a todas las fuerzas árabes que se oponían a ella y, después de la primera ronda de combates, también las superaban en armamento”, entonces quizás “el resultado final de la guerra fue… no un milagro sino un fiel reflejo del equilibrio militar subyacente en el teatro de Palestina.”6

Esto no es para negar el hecho notable de que el pueblo judío ha sobrevivido a la hostilidad genocida durante muchos años, culminando en el Holocausto, ni para sugerir que Dios no puede o no trabaja dentro de la historia. Pero al que aspira a trazar la mano de Dios en los asuntos humanos, le ofrezco estas tres palabras: 1. Proceda con precaución y humildad; puede que se equivoque. 2. No exagere ni distorsione la evidencia. 3. Cuando el evento en cuestión es una guerra – inevitablemente nebulosa – considere que su mejor respuesta podría ser el silencio.



IT’S YOUR TURN!

How would you define “miracle”?
Have you heard or read that 1948 was a miracle? How persuasive to you was the evidence?
What difference would it make if the 1948 outcome was not caused by divine intervention?

  1. https://hope4israel.org/miracles-re-birth-of-the-jewish-state-in-the-land-of-israel/#, consultado el 19 de julio de 2019, el énfasis fue añadido. Es fácil encontrar publicaciones en la Web que hacen afirmaciones similares. Mira esto del rabino Chaim Jachter, o esto del rabino Berel Wein o esto de Mark Wildes.
  2. Era 9:1 cuando comenzó el Mandato Británico
  3. Ilan Pappe, The Ethnic Cleansing of Palestine (Oxford, 2006), 44.
  4. Benny Morris, 1948: The First Arab-Israeli War (Yale, 2008), 81-93, esp. pp. 81, 85.
  5. See Hillel Cohen, Army of Shadows: Colaboración palestina con el sionismo, 1917-1948 (UC Press, 2008), 260 et passim
  6. Avi Shlaim, “Israel y la coalición árabe en 1948”, en Eugene L. Rogan y Avi Shlaim, editores, The War for Palestine: Rewriting the History of 1948 (CUP, 2001), 81, énfasis añadido. Cf. E. Rogan, “Jordan and 1948: the persistence of an official history”, en ibíd., págs. 110-116; Jonathan Cook, Disappearing Palestine: Israel’s Experiments in Human Despair (Zed Books, 2008), 26-27; Charles D. Smith, Palestine and the Arab-Israeli Conflict: A History with Documents (7th ed.; St. Martin’s, 2007), 200-201.