¿Era Jesús un nacionalista?

El encuentro incómodo de Jesús con la mujer cananea.

Jesús no siempre es amable. Una vez llamó a una mujer cananea perro, una mujer que no tiene ni estatus ni privilegio ante él, un profeta judío. Dos de los cuatro Evangelios del Nuevo Testamento (Mateo y Marcos) describen el tenso encuentro.

En estos días, el nacionalismo religioso está recibiendo mucha atención. Hay nacionalismo cristiano en Estados Unidos, nacionalismo hindú en la India y sionismo religioso en Israel, por mencionar algunas variaciones, pero uno se encuentra con nacionalismo religioso, excepcionalismo y tribalismo en casi todos los puertos.

¿Jesús no era diferente? ¿Jesús era tribal? ¿Era Jesús un nacionalista?

Durante casi dos décadas he tenido la suerte de pasar mucho tiempo en la Tierra Santa pensando en Jesús: Jesús curando a los enfermos, Jesús contando historias, Jesús atreviéndose a anunciar el reino de Dios, y pagando por ello con su vida. No es que el hecho de estar en Tierra Santa responda a todas las preguntas que tengo sobre Jesús, pero sí me ayuda a plantear mejores preguntas, y me recuerda que Jesús no es ni occidental ni moderno. Yo preferiría un Jesús que se vea y actúe como yo, en vez de enfrentarme al verdadero Jesús galileo cuyo comportamiento puede hacerme sentir incómodo.

Tomemos el Jesús que encontramos en Mateo 15 y Marcos 7, por ejemplo. En el Evangelio de Marcos, Jesús está en un retiro en territorio gentil. Pero Jesús no fue allí para predicar o para ampliar su base de apoyo; estaba en busca de la soledad, soledad que es interrumpida abruptamente por una mujer gentil.

El Jesús de esta historia queda fuera de mi zona de confort; no pasa mi prueba de cortesía canadiense. Mi Jesús imaginario nunca respondería a la necesidad humana con el silencio. Mi Jesús respondería inmediatamente con bondad y generosidad. Especialmente a una mujer angustiada que clama en un mundo de hombres, una madre indefensa desesperada por rescatar a su niño en apuros. El Jesús de Mateo, por el contrario, se resistió tres veces antes de aceptar finalmente ayudar.

Arreglar a Jesús no funciona

Las interpretaciones modernas de este incómodo episodio son a menudo, digamos, creativas. Algunos nos harían imaginar una mirada amable en el rostro de Jesús. Quizás la mujer vio un brillo en sus ojos; él estaba bromeando con ella, o poniendo a prueba su determinación. O tal vez el tono de la voz de Jesús le aseguró sus intenciones benévolas. Tal vez, pero esto me parece una vana ilusión. La mujer es impresionante aquí no porque Jesús le estaba señalando sutilmente que quería ayudar, ¡sino porque ella persistió cuando él no lo hizo!

Otra solución creativa afirma que la palabra perro no es realmente perro; ¡la palabra es cachorro! Jesús estaba comparando a la mujer con una querida mascota! Esto tampoco es interpretación, es sentimentalismo. La mayoría de los perros en el mundo antiguo eran carroñeros. Vagaban por las calles, revolvían la basura y comían cualquier carne que encontraban. Cero modales. Y definitivamente no es kosher. Puedo reportar que sus descendientes están vivitos y coleando en los pueblos de la Tierra Santa hoy en día.

La mujer puede tener en mente un perro casero, cuando dice que “los perros que están debajo de la mesa comen las migajas de los hijos” (Mc 7, 28). Pero esta fue su manera de cambiar la metáfora de Jesús a su favor; refleja su resolución humilde de hacer o decir lo que sea necesario para ayudar a su hija. El que Jesús comparara a los gentiles con los perros no fue un cumplido. Los subordinó a los hijos de la casa, los hijos de Israel.

Otro enfoque creativo de este texto desconcertante es leer la historia como una parábola. Para Martín Lutero se trataba de la fe. Él dice:

“Qué magnífica y maravillosa lección es ésta… para enseñarnos qué poderosa, poderosa… es la fe… . . Por tal tenacidad y fe inquebrantable, el Señor es llevado cautivo y presionado a responder. Oh mujer, . . . tú . . . te aferras firmemente a la esperanza de que te ayudaré y no me sueltas . . . Que se te conceda, conforme a tu fe…”

Lutero nos invita a ser como la mujer en su persistencia, su humildad, su fe. ¿Alguna vez tus oraciones han sido recibidas con silencio? ¿A veces te sientes como el viejo Habacuc: “¿Hasta cuándo, oh Señor, pediré ayuda y no me escucharás?” Entonces, dice Luther, sé como la mujer. Ella se inclinó ante Jesús (Mt 15, 25). Ella lo llamó Hijo de David. Ella lo llamó Señor, tres veces! Ella persistió. Y sus oraciones fueron finalmente contestadas.

Martín Lutero tiene razón en cuanto a la notable fe de esta mujer tenaz, pero a menos que concluyamos que este encuentro histórico es realmente una parábola, no hemos resuelto nuestro par de problemas: Jesús no estaba ansioso por ayudar a la mujer, y la compara con un canino.

En lugar de arreglar a Jesús, sugiero que le prestemos más atención.

¿Oveja o perro? (Pista: ninguno de los dos es un cumplido.)

En primer lugar, está claro que el enfoque principal de Jesús era su propio pueblo. Yo podría preferir un Jesús cuya misión, desde el principio, fue global. Yo podría preferir a un Jesús que se desvió de su camino para encontrar a los gentiles, que se opuso a la discriminación y al tribalismo. Este Jesús es el profeta de Israel, convencido de que su principal vocación era devolver a su pueblo a Dios, y alejarlo de la injusticia y la incredulidad. Este Jesús es el hijo de David y Rey de Israel, encargado de proteger y restaurar su nación. Este Jesús es el pastor de Israel, cargado por su rebaño, perdido y herido como estaban. Jesús tiene la carga de sacar a su pueblo errante del exilio.

Hablando de Jesús el pastor, debemos recordar que mientras él compara a los gentiles de afuera con los perros, lo cual es (toser, toser) incómodo, él también llama ovejas a los israelitas de adentro. Oveja perdida. Eso tampoco es un cumplido. Las ovejas son tontas, indefensas, se desvían fácilmente. ¿Qué es peor? ¿Ser llamado perro u oveja? Uno es asqueroso, el otro es tonto. Uno es salvaje, el otro es débil.

Es la segunda vez en el Evangelio de Mateo que Jesús limita su misión a “las ovejas perdidas de la casa de Israel” (10:5-6; 15:24). Esas ovejas se han descarriado; sus pastores han demostrado ser infieles; el buen pastor ha venido a traerlas a casa. Nos gusta hacer muchas cosas; Jesús resuelve hacer esta única cosa bien.

Vista previa de la inclusión que viene

Segundo, note que en la historia más amplia de los Evangelios, este incómodo episodio es en realidad una buena noticia para aquellos de nosotros que somos gentiles. Resulta que la frontera entre los privilegiados de dentro y los desatendidos de fuera es porosa, y pronto desaparecería. ¿Notaron lo que Jesús dice en el versículo 27 de Marcos? “Que los niños sean alimentados primero”. No sólo, sino primero.

El pozo de Jacob, en la cripta de la iglesia de San Fotini, Nablus, Cisjordania

Los Evangelios incluyen más de unos pocos avistamientos de forasteros gentiles cruzando la frontera (Mt 8:11). Los Magos trajeron regalos al niño Jesús (Mt 2). Los persas de fuera adoran al niño mientras que Herodes, un hombre de dentro, trata de matarlo. Luego está el centurión romano cuyo sirviente Jesús sanó. Su fe era más grande que todo lo que Jesús había encontrado hasta entonces en Israel (Mt 8, 10). Considere también a la mujer samaritana en el pozo de Jacob. Todo su pueblo llegó a creer que Jesús era el Salvador del mundo (Juan 4). Y recuerde a ese otro centurión que presenció la crucifixión de Jesús y lo llamó Hijo de Dios (Mt 27:54).

Cuando Mateo y Marcos estaban escribiendo sus Evangelios, la misión de la iglesia a las naciones ya estaba en marcha. El goteo de los seguidores gentiles de Jesús era ahora un diluvio. Y así, Mateo termina su evangelio con Jesús–el mismo Jesús que vino por las ovejas perdidas de Israel–este Jesús le ordena a sus discípulos que no se queden en el redil, sino que vayan y hagan discípulos de todas las naciones (Mateo 28:18-20). Los tiempos han cambiado. La mujer gentil en el Líbano puede haber sido una excepción a la regla en ese tiempo, pero ella fue un anticipo de la inclusión venidera, un presagio de la bendición de Dios sobre las naciones.

Las vidas de los Canaanitas importan.

Tercero, presta atención a la forma en que se describe a esta mujer. Marcos dice que ella era de la Fenicia-Siria; Mateo, sin embargo, la llama cananea. Cananea es una palabra provocativa. Todos, incluyendo a Mateo, sabían que los cananeos eran los enemigos del antiguo Israel. Se interponían en el camino de la búsqueda de Israel para heredar la Tierra. Ellos guiaron a Israel a una falsa adoración. Eran los forasteros por excelencia!

Pero aquí, en el Nuevo Testamento, algo ha cambiado. La única vez que la palabra cananea aparece en el Nuevo Testamento, se refiere a una mujer de fe notable. La cananea ya no es alguien a quien expulsar; ahora es alguien a quien acoger y emular.

Rahab, ayudando a los espías israelitas (Josué 2)

Esta mujer cananea podría recordarnos a otras mujeres cananeas, especialmente a Rahab, a quien Mateo ya mencionó como una de las tatara, tatara, tatara abuelas de Jesús (Mt 1, 5). Rahab también estaba desesperada; también ella temía por su familia; también ella se atrevió a actuar; declaró su fe en el Dios de Israel; persistió en pedir ayuda; persuadió a los espías israelitas, todos ellos varones, para que le concedieran su deseo y salvaran a su familia; también ella recibió la misericordia que pedía (Josué 6, 22-25).

Así que, mucho antes de que Jesús se encontrara con una mujer cananea, Rahab y otros cananeos ya habían encontrado caminos a través de la frontera y se habían refugiado entre el pueblo de Dios. La historia se repite. Incluso los extranjeros más notorios y sospechosos, los cananeos, encuentran un lugar en la mesa de la gracia de Dios.

Una mujer cambió la mente de Jesús

Finalmente, no permitamos que las ansiedades sobre el duro lenguaje de Jesús nos cieguen al detalle más sorprendente de la historia. En ningún otro lugar de los Evangelios vemos que Jesús cambie de opinión.

Los Evangelios no presentan a Jesús como estático e inflexible. Su Jesús no está hecho de vitral; está totalmente comprometido con nosotros y responde plenamente a nuestras súplicas.

Esta mujer parece haber persuadido a Jesús de que su misión de rescate no era un juego de suma cero – uno en el que la ganancia de los judíos sólo podía venir de la pérdida de los gentiles. Y la mujer tenía razón: no había razón para pensar que un profeta judío no pudiera también bendecir a los gentiles. Había todas las razones para pensar que Jesús podía mostrar compasión por los gentiles sin disminuir su misión en Israel.

Pan suficiente para todos

Esta mujer desafió a Jesús a dejar que la abundante provisión de Dios se desborde. Jesús aceptó su desafío.

Justo antes de este episodio, tanto en Mateo como en Marcos, vemos a Jesús alimentando a una gran multitud de judíos hambrientos (Mc 6), como Moisés sirviendo el maná en el desierto. Había 12 canastas de sobras. Inmediatamente después de nuestra historia, Marcos nos dice que Jesús fue a una zona predominantemente gentil (7:31) – la Decápolis – donde alimentó a otra multitud hambrienta. De nuevo, muchas sobras.

Entre estos dos banquetes encontramos a la mujer cananea que le aseguró a Jesús que habría suficiente pan para todos y suficiente gracia para satisfacer a la familia de Jesús y a los extranjeros también.

Si la mujer cananea ayudó a Jesús a ver el pleno significado de su misión, puede que también tenga un mensaje para nosotros hoy. Ella nos desafía, como desafió a Jesús, a dejar fluir la gracia, a cruzar las fronteras, a abrazar a los parias y a atender los gritos de mujeres desesperadas y niños afligidos. Yo estoy agradecido de tener amigos, como el Rev. Isaac Villegas en Carolina del Norte, que han aceptado ese desafío.

El discurso público y los medios de comunicación social en estos días están marcados por el miedo, la sospecha, el desprecio y el tribalismo. La mujer cananea nos recuerda que no debemos acaparar la gracia de Dios. Debemos escuchar los gritos de los extraños y los extranjeros, no sólo de la familia y los amigos. Debemos, diría ella, brindar hospitalidad y protección a los vulnerables, sanar a los enfermos y dar la bienvenida al extranjero. La buena noticia es que hay pan más que suficiente para todos.


¿Qué opinas?

¿Jesús era tribal? Si estuviera por aquí hoy, ¿lo llamaríamos racista?
¿Es preocupante que Jesús se sintiera llamado a una nación y no a todas las naciones?
¿Tiene la casa de Israel todavía un lugar distintivo en el plan de Dios hoy en día?
¿Cómo podría este intercambio entre Jesús y el cananeo dar forma a la hospitalidad cristiana?