¿Fue el Che Guevara más radical que Jesús?

January 2018 – Bruce N. Fisk

Reflexiones sobre mi primera visita a Cuba.

Jesús no fumaba cigarros ni andaba en motocicleta. No cruzó continentes, ni jugó ajedrez, ni sobresalió en el Rugby, ni se doctoró, ni escribió libros. Pero después de una reciente visita a Cuba, me encontré comparando a Jesús con el Che Guevara, un fumador de puros y motociclista.

No soy el primero en considerar al antiguo profeta judío junto al revolucionario marxista latinoamericano cuya muerte en los turbulentos años sesenta coincidió con el nacimiento de la Teología de la Liberación en la obra del sacerdote peruano Gustavo Gutiérrez. Pero escúchame. Los paralelismos son impresionantes.

Tanto Jesús como el Che viajaron de pueblo en pueblo practicando artes de sanación con un ojo para los campesinos olvidados y marginados, uno como médico, otro como trabajador de maravillas; uno en las tierras altas de los Andes, el otro en las estribaciones de Galilea. Ambos vieron la necesidad humana y respondieron con compasión. Ambos se dedicaron a una segunda carrera; uno de medicina a política y guerra itinerante, el otro de carpintería a profecía y enseñanza itinerante.

Ambos hombres se reunieron y dirigieron un pequeño grupo de revolucionarios improbables. Ambos hombres denunciaron a los que poseían riquezas y poder para explotar y oprimir. Para ambos, el mundo necesitaba la liberación; para uno era de la esclavitud a los señores capitalistas, para el otro, de la esclavitud a los poderes corrosivos de este mundo.

Ambos lucharon por la justicia, pero por otros, no por ellos mismos. Ambos guiados por el ejemplo de principios, uno leal a Fidel y su revolución, uno a Dios y su reinado. Ambos vieron venir un mundo mejor, un tiempo en el que la fortuna se invertiría: los hambrientos se saciarían, los dolientes se consolarían.

Ambos apreciaban los libros sagrados; a uno le encantaba citar a David y Moisés, al otro a Marx y a Engels.

El 5 de marzo de 1960 en La Habana. Una marcha en memoria de las víctimas de la explosión de La Coubre.

Ambos hombres hicieron campaña en el campo entre los campesinos antes de lanzar un improbable asalto a la capital. Uno desafió a un hombre fuerte respaldado por Estados Unidos llamado Batista; el otro (inspirado por Juan Bautista) desafió a un hombre fuerte respaldado por Roma llamado Pilato.

Después de su detención, ambos fueron torturados, pero guardaron silencio ante los interrogadores. En su angustia, uno pedía a sus captores algo para fumar, otro para beber.

Ambos murieron dolorosamente, violentamente a los treinta y tantos años, ejecutados por las superpotencias de su tiempo por crímenes contra el Estado. El gobernador designado de Roma eliminó a un insurgente, el designado boliviano de la CIA despachó al otro. Las manos de uno fueron perforadas con clavos, las manos del otro fueron cortadas. Ninguno de los dos tuvo un juicio justo.

Ambos hombres tienen discípulos en todo el mundo. Las tiendas de La Habana están tan llenas de camisetas del Che y boinas de lana como las de Belén de iconos de Jesús y tallas de madera de olivo.

Pueblo boliviano

Los discípulos de cada hombre veneran sus dichos, estudian sus vidas, celebran sus virtudes, imitan sus acciones. Para ambos grupos de discípulos, la muerte de su héroe es más que tragedia y derrota. Los peregrinos visitan los lugares de su muerte, sienten su presencia, ofrecen oraciones. Para algunos bolivianos hoy en día, el Che es “San Ernesto”. 

Mi presentimiento es que otros revolucionarios judíos se habrían ganado la aprobación del Che: Judas Macabeus por sus tácticas guerrilleras, Simon Bar Kochba por su brutal disciplina.

Pero para la visión revolucionaria de Jesús, el Che sólo tenía desdén.

El Che medía el éxito en términos de maestría, no de misericordia.
El Che tomó la espada para combatir los poderes de su tiempo; Jesús entrenó a sus tropas para envainar la espada.
Jesús puso la otra mejilla; el Che contrarrestó la violencia con violencia.
Los soldados escupieron en la cara de Jesús; el Che respondió.

Algunos de los primeros discípulos de Jesús podrían haber preferido el enfoque del Che al adoptado por su comandante galileo, cuyo resultado fue la muerte en una cruz, no matar con un arma. No nos sorprende, entonces, cuando los seguidores posteriores de Jesús (¿como nosotros?) luchan por amar a sus enemigos, o cuando la misma idea del amor enemigo repele a gente como el Che.

Me maravilla el celo del Che por “estas personas más humildes” y admiro su pasión por la justicia, pero me fui de Cuba pensando que el rebelde argentino no era suficientemente revolucionario.

 



¿Qué opinas tú? Ofrezca sus comentarios abajo.

¿Es el Che una figura mesiánica?
¿Era realista, revolucionario o ridículo el camino de Jesús por la no-violencia?
¿Estaba loco por imaginar una revolución sin ejército?
¿Está bien que los seguidores de Jesús tomen las armas?